La cenefa de tus baldosas

 

      Si entro en tu cocina corro riesgo de ser evaporada, porque la cenefa de tus baldosas, hecha con Azul de Prusia, me abstrae durante horas. Me gusta el olor del sofrito de tomate que tú vas preparando, mientras yo descifro los códigos de la cenefa, me recuerda el aroma que me vas a contagiar cuando luego me dejes exhausta y abatida en tu colchón. Azul la cenefa que tú hiciste cuando te dio por la cerámica y escribiste tu vida en los bordes de las baldosas, para que cuando todo lo anule el tiempo, venga uno de esos seres crípticos del futuro a descubrir tu mensaje secreto y montar toda una religión o una parafernalia en torno a él. Azul prusiano, ahora ondulado, ahora cuneiforme, es tu deseo, el que me abstrae también fuera de tu cocina, que ya sé que me engañas con macarrones para seducirme, para que te regale la cenefa, la que llevo escondida en secreto, la que hace que los dos rodemos abducidos hacia las baldosas del suelo.

 

Anuncios

Acerca de xrisstinah

Maremotos: https://xrisstinah.wordpress.com/ Hablando en Loro: http://xrisstinah.blogspot.com/
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s