Espirales de calor

Me está asaltando el calor por todas partes desatando mi vocación de albina. Voy cerrando puertas y ventanas. Antes de cerrar la última persiana he visto caer un gorrioncillo en el techo de un coche y se ha frito literalmente. Y el sonido chillón de las chicharras logra atravesar todos los muros. Parece que me han puesto algodones en las fosas nasales y el abanico mueve globos transparentes que no logran bajar mis palpitaciones. Me doy cuenta de que estoy irritada, el calor genera agresividad sorda y me doy cuenta de que la lengua se me ha quedado seca como un césped de mala calidad.
Están arreglando las arquetas de la comunidad, del grifo no sale una gota de agua y no tengo la costumbre de comprar agua embotellada.
Me tiro en el sofá acogiéndome al derecho a la ley del mínimo esfuerzo y levanto las piernas a ver si me llega algo de sangre al cerebro y no me desmayo.
En esa postura me doy cuenta de que se han dejado encendida la tele en un canal que nadie ve, tan sólo yo, porque reponen pelis de hace años y soy una nostálgica. Y ahí también está el calor, veo un desierto tejano con espirales intercambiando calor entre la tierra y lo que se supone debe de ser el aire, y ese actor que siempre olvido cómo se llama, pero que me produce sensación de drama solitario, interpretando a Travis en Paris, Texas. Me quedo algo más tranquila, la película ya me produjo una especie de sofronización hace años y me vuelve a suceder, es como si me lanzara de pleno a la sed de verdad, y a la desesperación más absoluta en medio de una relación también desértica entre esos dos personajes absurdos. Me siento absurda y los rasgueos de la guitarra de Ry Cooder son el único consuelo.
Soy un pollo sudado que se asa en un horno con la música de Paris Texas marcando el ritmo lento.
Por fin me duermo.
Espero que nadie me coma.

Anuncios

Acerca de xrisstinah

Maremotos: https://xrisstinah.wordpress.com/ Hablando en Loro: http://xrisstinah.blogspot.com/
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Espirales de calor

  1. Azul dijo:

    Hoy, ahora, suena de nuevo esa guitarra. Una copa de vino. Hace calor.
    En cada acorde, mis parpados se cierran cada vez más. Duelen.
    Intentando borrar una vision, de dentro, de muy adentro.

    Necesito que acabe rápido, que termine. Noto como mis ansias, mis deseos, se mezclan como mantequilla y mermelada.
    Por siempre jamas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s